jueves, 7 de mayo de 2009

Un regalo

Esto es para ti....imbécil....

Tendría mil formas y maneras de expresar ira, coraje enojo, molestia, o como decimos en mi país” emputecimiento”, pero creo que no es necesario, solo por mi salud.

El tener que conocer a gente nueva abre nuevos caminos y nuevos modos de pensar, caras distintas e imágenes nuevas. Te enseña a ver las cosas de una manera diferente, siempre y cuando la persona tenga un valor moral y tenga algo que enseñarte.

Les voy a contar una historia

Sucedió que esta chica conoció a un contacto por un medio poco convencional (triste y lamentable suceso). Era simpático, amable, muy afable y de carácter blando, era raro, rarísimo encontrar a un hombre así, siendo que por experiencias vividas sabemos que los hombres son cosa seria y siempre esconden algo detrás. No se sientan pasados a llevar los hombres que tienen buen corazón, espero sigan leyendo y luego comenten (antes de que me llegue el primer golpe JA)
Este “fulano” era ¿Cómo poder explicarlo?....¿Muy bueno para ser cierto? eso, creo que es la mejor definición. Tenía todo lo que ella quería y esperaba en un “hombre”. Era tierno, comprensivo, cariñoso ¡hasta era cocinero! (cosa que a la chica no le gustaba hacer), tenía habilidad con la computadora, era bastante inteligente.
Ellos se conocieron gracias a un amigo que tenían en común. Como decía ella, fue lindo en todo aspecto, cortés, servicial, hasta el mismo lo decía
- Sin necesitas algo, solo pídemelo
- Todo es para compartir ^.^
Entre otras mil y un frases que tenia. El tipo no era de los que se quedaba callado.
Era gracioso verla frente a la pantalla, perdiendo horas y horas sentada (pobre chica…), se sentía a gusto, incluso llegaba a amanecerse entre plática y plática. No le importaban las horrendas faltas de ortografía de él y la mala construcción de sus frases. Solo quería a alguien que la escuchara (en este caso…leyera)
Fue demasiado el tiempo que ella le dedicó a él, sentía que podría ella ser importante para él, más de lo que había sido con su amor anterior, al que tuvo que dejar por que la situación era insostenible. Creyó que él sentía algo por ella y ella exteriorizó algo que nunca había hecho:
“decirle a alguien que ni siquiera conocía, ni siquiera tenia al lado: Me gustas”
Aquí, encontramos el primer fatal error de esta chica. Hacerle creer al fulano que era una total y completa tonta.
El fulano, como vio que la chica cayó redondita pues dijo:
- Ya que la tengo en mis pies, continuemos con este jueguito
Esta supuesta pareja, aun no consolidada era, según ella, demasiado bueno para ser cierto. Ese torpe pero tan cierto quinto sentido que tenemos cada una de nosotras, el que nos dice:
- No lo hagas, algo me dice que esto no va a terminar bien, no seas tonta sabes que esto jamás va a ser real
Pero le hizo oídos sordos, y continúo en la ilusión, haciendo que el imbécil se riese en su cara y le metiese el dedo en la boca (dedo en la boca= hacerla parecer estúpida)
Horas, días, semanas, un mes faltó para que todo ese encanto se volviera en un “¿Quieres ser mi novia?” al que por su puesto, ella dijo que si.
Fueron, 7 meses, si es que la información no me es del todo equivoca, en las que “vivieron” una maravilla
- Te amo, te quiero, eres mi todo, no se que haría sin ti, te deseo, quiero estar contigo, estoy luchando por los dos…….
Entre otras mil y una frases que se dijeron. Aquí va el segundo error, declararle amor incondicional a alguien a quien no tienes de frente y no conoces del todo, le creas y seas capaz de mentalizar algo futuro con ese “alguien”
Pobre chica, lo que nunca se esperó fue que de tanto amor incondicional que le profesaban, que le escribían, que cuando la llamaban le decían, al final desapareciese y esquivasen cada uno de los intentos de comunicación.
Pasaron días, semanas, meses en los que el teléfono quedó tirado, en los que pensó lo peor creyendo que al fulano le había sucedido algo. Sintió nuevamente ese quinto sentido que nos caracteriza diciéndole
- Tu sabes que el no se comunica contigo por que no quiere, por que ya dejaste de existir para el, fuiste tonta y tienes que pagar el precio
En efecto, supo que el fulano no la quería contactar, no contestaba sus llamadas, no quería aparecer donde estuviese ella, según fuentes confiables le contaron que ella era un estorbo para que él se desenvolviese en un juego en línea y no quería interrupciones. Es más, hasta le pidieron esas fuentes confiables que no lo buscara más, que era mejor dejarlo por la paz.
Irónico el destino, la chica tonta y ciega, el fulano estúpido y poco hombre no fue capaz de darle la cara para finiquitar todo el lio.
Los pocos hombres están en todos lados, más los que son “pendejos”, no tienen los pantalones bien puestos…
Según me han contado, el fulano sigue ahogado en el juego en línea hasta se encontró a alguna otra pobre muchacha.
La chica que en un principio fue tonta, simplemente se dedica a hacer lo que mejor sabe hacer. Aprender de una buena experiencia, vivir y ser feliz
Se ha producido un error en este gadget.