martes, 20 de diciembre de 2011

Mi punto de Vista

Esto va para ti
Para comenzar una buena historia, necesitas un buen comienzo y por ende un buen final. También requieres de experiencia y de algo que se llama “Creatividad” algo que no todos poseen. Y los que la poseen, no siempre la utilizan, adormeciéndola.
¿Como empezar una historia de la vida de una persona que apenas conoces?
Bueno, tenemos conciencia de que eres un familiar mío, un tío. Pero y ¿que más? ¿Que tan trascendental ha sido tu vida alrededor mío? La verdad no mucho, ya que con suerte intercambiamos palabras un par de veces, siendo yo siempre la mala de la película, la antisocial y seria, que ponía malas caras cuando hacían bromas de mal gusto.
Que más sabemos de ti….
Ah si, que te casaste joven, mucho se dijo que por meter la pata por jugando al papá y la mamá antes de tiempo. ¿Será verdad? No lo se, eso solo tu lo sabes.
También se, que eres el regalón de la abuela, o Moña, como cariñosamente le decimos por tu hijo, el creador del sobrenombre.
Eres el menor de los hermanos de mi madre. El profesional.
Pero también se, que eres el que más mal carácter posee de todos tus hermanos. El que es polvorita cuando le joden la existencia. No te culpo, somos parecidos.
¿Qué opinión debo tener de una persona que no conozco lo suficiente? Si somos francos, no nos conocemos, sabemos que existimos, si. Pero ello no es suficiente como para creernos dueños de la verdad de los otros. Mucho menos yo me siento dueña de tu verdad, haciendo este escrito.
Nunca vivimos juntos, pero de chiquita como me emocionaba saber que tenia un tío en aquella inmensa ciudad. Y la dicha de saber que iba a visitarlo, iba a verlo. Pero ¡¡Sorpresa!! Terminaste siendo parte de las personas que me desagradaron en un principio. Por que seamos realistas:
No Eras Un Ángel, Ni Tampoco Muy Agradable
Aunque debo reconocer que admiraba lo inteligente que eras. Con tú pregunta de oro cada reunión familiar:
-¿Cuál es la raíz cuadrada de 4?-
¿No fallaba verdad?
Lastima que ya estamos algo viejos como para que me sigas preguntando cual era esa bendita raíz.
Supongo que a los primos más chicos les irás con la misma preguntita.
¿Ves que no es suficiente todo esto para comenzar a hablar de ti?
Solo tengo en mi mente anécdotas, cosas puntuales. Pero nada muy útil.
Lo que si tengo presente, lo que si te agradezco, es que hayas convencido a la cuadrada de tu hermana a que comprara la computadora. A que al fin, luego de tantas amenazas para que nos portáramos bien, aparecieran esas condenadas cajas, con cada una de las partes de nuestra vieja maquina.
¡Es algo material!
Pero bueno, tenías que agradarme de alguna manera ¿no?
Imaginarte tan grande, en un principio de mi vida y luego un hombre común y silvestre luego. Es que te recuerdo que todos crecemos y todo lo que fue grande algún día, pronto se vuelve insignificante, o en su defecto, se vuelve parecido a nosotros.
¿Ves? Te dije en un comienzo, para hacer un buen escrito necesitas un buen final y creo que aun no le encuentro uno decente a este.
Bueno, no me alabo lo increíble que quedó, pero al menos cumplo con lo que prometí. ¡¡Qué responsabilidad la mía por Dios!!
Soy tu sobrina preferida…jajaja pero solo cuando la situación te conviene.
Creo que con esto tienes suficiente. No veo el por qué aumentar la charla de esto. Me pediste mi punto de vista y aquí está.
No te quejes.
Un beso
Creative Commons License
Mi punto de Vista by Lisume is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 2.0 Chile License.

jueves, 8 de diciembre de 2011

Hombre de mil caras



Que te quedes cerca, mirando el atardecer de nuestras manos
Colindando hacia nuestros labios, perdiéndose en la noche
De nuestros ojos

Que te quedes cerca, observando cada línea de mi rostro
El sonido de mi voz mientras me oyes
Ya que es posible que la tomes y te la quedes

No intentes desafiar la dulzura de aquellos labios
La fortaleza de esos brazos
Es fácil perderla y aún más fácil olvidarla

Podría tocar tus dedos, que apuntan hacia el infinito
Dios sabe el por que de su forma
Dios sabe el porque de su existencia

Rompería cada labio que he besado
Quemaría cada cuerpo bien tocado
No merece mi recuerdo
No merece nada

Déjame un poco de tus lágrimas hombre de mil caras
Rebalsa ese único vaso que aprietas con tu puño
Dame de ese sentimiento, ese
El que no eres capaz de expresar….
Se ha producido un error en este gadget.