jueves, 8 de diciembre de 2011

Hombre de mil caras



Que te quedes cerca, mirando el atardecer de nuestras manos
Colindando hacia nuestros labios, perdiéndose en la noche
De nuestros ojos

Que te quedes cerca, observando cada línea de mi rostro
El sonido de mi voz mientras me oyes
Ya que es posible que la tomes y te la quedes

No intentes desafiar la dulzura de aquellos labios
La fortaleza de esos brazos
Es fácil perderla y aún más fácil olvidarla

Podría tocar tus dedos, que apuntan hacia el infinito
Dios sabe el por que de su forma
Dios sabe el porque de su existencia

Rompería cada labio que he besado
Quemaría cada cuerpo bien tocado
No merece mi recuerdo
No merece nada

Déjame un poco de tus lágrimas hombre de mil caras
Rebalsa ese único vaso que aprietas con tu puño
Dame de ese sentimiento, ese
El que no eres capaz de expresar….

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.