viernes, 16 de julio de 2010

Te lo Cuento

Este es uno de los escritos que guardo con especial cariño. Fue uno de los primeros con que inicié mi escritura, un poco vano en sus letras (y pésima redacción jajajaja si apenas tenia 12 años),  pero muy profundo en su contenido. Espero lo entiendan y lo disfruten
 ++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Déjame contarte un secreto mi viejo, de esos que no le he contado a nadie. Mi desafinado y desaliñado amigo, que seria de mí si no hubieses existido tú, tal vez nunca hubiese puesto los pies sobre este mundo.

A pesar de tus mañas y rabietas, sigues siendo el más tierno de los seres. A pesar de tus malas decisiones y palabras mal elaboradas, hay una historia detrás de ti, de esas que solo tú nos puedes contar.

Déjame contarte una yo.

Ahora siéntate en ese sillón, apaga la televisión y escúchame a mi, yo se que puedes.

Presta atención.



Hacia más o menos 65 años, nació el hijo mayor de uno de los hombres más duros y a sentimentales que pudo existir. Pero nació, ante todas esas miradas de repudio y dolor que tuvo que vivir la madre de aquel pequeño. Su desabrida vida en el campo y el constante maltrato que vivió y que tuvo que ver en su madre, lo dejó con huellas que aun no puede quitar, por que quiéranlo o no, eso jamás se olvida. Jamás

Si no, puedes preguntar….

- la vida se hizo a golpes, entonces así mi futuro tiene que ser moldeado-

Tras los años, aparecieron los hermanos de aquel hijo mayor, los que fueron los menos afectados.

Bien es entendido que el primer hijo es el experimento de los padres y si algo no salió bien con la educación que se le dio el primero, el segundo no puede ser educado de la misma manera, mucho menos el tercero y los que siguen.

- Que saben ellos, si al que culpan es siempre a mi-



Tras el rechazo y dolor del hermano mayor por ver tanta mierda en la que estaba metido, decidió que ya era hora de buscar su propia familia y hacer su propia vida, lejos de todo eso….lejos de él



Y así, comienza la segunda parte, su castigo contra los que le querían, contra los que le respetaban, contra los que darían la vida por el, por que simplemente no los veía capaces de quererlo y por ver en cada uno de ellos, 25 años de maltrato hacia él, hacia su madre, creyendo que era esa la mejor manera.



35 años en los que vivió rodeado gente que le temía, que se aterrorizaba con su sola presencia, que solo veía en el un sátiro mal nacido. Nadie nunca se preguntó el por que de su dolor, por que cada paliza que propinaba a su mujer, era el dolor, el terror, la vivencia pasada de un mundo en el que había sido criado.



A su mujer, le dio el mismo trato que su padre le había dado.

Sumemos

25 + 35 = 60 años



¿Quién dijo que todos los humanos reaccionábamos igual?



De tal palo, tal astilla….

No imagino que aquel hombre haya querido ser tal cual fue su padre, dejando morir a su madre en una total decadencia y en la pobreza más grande que humano alguno pudo haber vivido.



Cuando aquella mujer murió, su casa se volvió un nido de ratas, un mundo sin vida. La madre de aquel hombre, le había dado vida a todo cuanto lo rodeó de pequeño, al apagarse su vida, al dejarse morir, no quedó nada. Se perdió todo….



Se lo debía a ella…



Nadie durante aquellos 35 años va a mirarle como un padre excepcional. Cada uno de sus hijos, lo ven como un ogro desgraciado que les daño los años de vida viviendo con él

¿Te das cuenta de lo extraña que es la vida?

En un momento eres hijo y en un abrir y cerrar de ojos eres padre, hasta tal vez abuelo, o bisabuelo. Es tan corto el tiempo que tenemos aquí….



Me imagino que conoces esa historia ¿no? Si…tú y yo tenemos ese secreto.



Mi madre y mis tías me cuentan de ti, de lo regañón y malhumorado que estás, pero son los años los que te hacen estar así, conformado con todo y resignado a todo cuanto te llegue, ya casi no discutes nada.



Desde que tuviste ese accidente, te cambió la vida ¿verdad? Perdiste un ojo y lo que alguna vez fue hueso en tu pierna, ahora es hierro…



Como nos cobra la vida nuestras faltas….



A tu padre le tocó vivir solo casi toda su vida, abandonado en una casucha a medio deshacer, con los demás hijos esperando a que falleciera para repartir todo cuanto veían. Era una ganga que el viejo “Estirara la pata luego”



Tú desde que te fuiste de su casa, nunca más volviste….



Pero aquel hombre, no se iba a ir sin antes de despedirse de ti, de ver en que había convertido al único hijo que era la viva imagen de él.



Supe que tuviste que ir, demasiada era la presión de tus hermanos. Ellos no tienen idea el repudio que te provocaba aquel hombre.

No tuviste más alternativa que hacer acto de presencia, de mirar a un hombrecito casi sin masa corporal, casi sin aliento. De verlo en su estado más decadente.



-Quería verte para morir tranquilo…- ¿fue así como te dijo, verdad?




Este es mi secreto, mi cuento. A fin de cuentas tu cuento.


Aun soy joven para entender la gigantesca persona que eres, aun soy inexperta en la escuela de la vida para odiarte por algo que nunca vi. Pero este es nuestro secreto

No le voy a contar a nadie

yo….no se nada.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.