martes, 12 de octubre de 2010

Sofía


-Feliz navidad!

El se levantó de la mesa la tomó por el cabello y la tiró al piso, haciendo que rebotara en el

- feliz navidad para ti también!! Que hermosa fiesta

Ella no reaccionaba, solo lloraba en el piso mientras el corría los muebles para hacerse espacio para lo que venia luego

-me gusta el decorado, tienes muy buen gusto!

La pateó y escupió hasta que se cansó. Ella seguía llorando y se preguntaba por que merecía todo ello ¿Qué era lo que había hecho mal?

-gracias por el presente mi amor! Está precioso!!

La levantó del piso de un brazo y la azotó a una pared, le arrancó el vestido, el que con tanto ahínco había zurcido para la ocasión

-brindemos por una nueva noche nueva, ya está por nacer el niño Jesús

La miró a los ojos y levanto uno de sus puños y lo posó sobre su rostro. Le había soltado 3 dientes de un solo golpe

- ¡¡salud!!-

Escupió sangre al tiempo que tiraba al piso los dientes sueltos, el mantenía sus brazos gruesos, robustos y bruscos sobre su delicada piel. Ella era una delicada flor, la que un maricón había marchitado.

- Raúl toca ese villancico que tanto nos gusta en el piano ¿quieres?

No levantó la cara, aun mantenía esa sumisión de joven. El tener 16 años y convivir con un hombre el que casi le doblaba en edad, la estaba matando.

- de acuerdo tía, aunque había prometido no tocarlo mas…

Volvió a tomarla del cabello y arrastrarla hasta la habitación, pero había llevado consigo una cuerda. Esta noche había planeado algo especial para ella

- calla chiquillo y toca para esta vieja a la que ya no le queda mucho con ustedes

Amarró sus extremidades a la cama dejándolas separadas a una distancia considerable. Ella no gritaba, no decía nada. Solo sus lágrimas eran expresión de su dolor, las que salían de esos ojos, aquellos ojos verdes de adolescente

- bueno tía, este villancico va para mi hermanita Sofía la que quiero mucho

Anudó con tanta fuerza sus extremidades que de a poco se volvieron cianóticas, sentía un hormigueo en sus piernas. Se habían dormido

- Raúl…

“Eres igual a ella”…. Repetía una  y otra vez mientras se paseaba por el pequeño pasillo que había entre la cama y la pared. Metió dos de sus dedos en su boca y dirigió su mirada hacia la cama

- no lo puedo evitar…- puso sus dedos en el piano y comenzó a tocar

Se acercó a la cama y se sentó, acercó sus dedos hacia el interior de ella. Ella no decía nada, nada…

- ¡¡bravo!! ¡Bravo Raúl!

El seguía con sus dedos, pero ella estaba rígida, no sentía nada. Eso lo enojó, sacó una de sus armas. La atravesó por el cuello eh hizo que escurriera todo el contenido por la cama….

- espero que en donde te encuentres mi Sofi estés bien…

Ella no sintió nada, mantenía su mirada fija, con su rostro esbozando una sonrisa algo congelada en el tiempo. Ella estaba tranquila

-Raúl, ella si lo está….




Querida Sofía:

                        Se que después de todo no fui un buen hermano y que muchas veces rompí tus muñecas. Pero me gustaba verte enojada y como tus ojitos verdes se hacían más oscuros.
Te pido disculpas. Se que papá fue muy cruel contigo, no se bien que pasó. Mamá dice que cuando sea más grande me contará que es lo que pasó.
Ya tengo 9 años!! Soy grande! Y quiero saber cual es la historia.
Mamá también dice que no quiere que me acerque a papá ¿por qué?


Son tantas cosas mi Sofi que no entiendo, a veces me da miedo enterarme. Siento en mi corazón que es algo muy feo.
Me despido de ti hermanita, mamá dijo que te enviaria esta carta por que tu te habías ido para siempre y que no te volvería a ver nunca mas. Pero que en donde estabas, eras muy feliz y que nos cuidabas a todos.


Te quiero


Pd: cuida a mamá, todas las noches llora y me da miedo ir a consolarla. Ve que puedes hacer
Pd2: ¿puedo quedarme con tu lorito? Te prometo que le doy comida todos los dias


Un besito Tu “Ralito” como siempre me decias…

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.